Los costos de importar productos.

0
555

Por Sara Domingez – SCR

(Publirreportaje)

¿Alguna vez se han preguntado que hay que hacer para traer un producto a china? Dependiendo de la naturaleza del producto, el proceso de importación no es nada fácil, aunque todo es posible si se cuenta con el el apoyo adecuado. Sin la ayuda de expertos este proceso puede darnos dolores de cabeza e incluso llevarnos a pensar que importar cierto producto es imposible.

Otra pregunta importante es ¿Por qué un producto extranjero llega a costar hasta tres veces más en China? Un simple ejemplo es el precio del aguacate o de cualquier tequila que llega a las tiendas de Shanghái. Un kilo de aguacates viene saliendo en 30 o 35 pesos en México, mientras que en China la pieza llega a costar hasta 25 yuane, unos 50 pesos mexicanos. Este aumento de precio se debe a los cargos, impuestos y derechos que se deben pagar a la hora de importar un producto. A continuación damos unas pinceladas sobre cómo es todo este proceso.

Empecemos por el flete marítimo. Primero hay que tener en cuenta que el tiempo de transito entre Manzanillo y Shanghái es de 24 días aproximadamente. Mandar un contenedor de 20 pies, contando el flete y los cargos locales en origen, cuesta aproximadamente unos 900 dólares americanos. Pero los gastos no se acaban aquí.

Al llegar al puerto, se debe realizar el proceso de desaduanamiento, en el cual participan varios personajes estrella como la AQSIQ, Administración de Supervisión de Calidad, Inspección y Cuarentena (comúnmente llamado CIQ), el broker de aduanas, , el agente de carga quien recibe la mercancía, y el importador o consignatario que es el dueño de la mercancía a la llegada del embarque.

src3

Al llegar el buque al puerto, lo primero es mover la mercancía, ya sea al recinto fiscal (bonded Warehouse ), comúnmente en el FTZ Shanghái, o a un almacén normal. Una de las ventajas del recinto fiscal es que se pueden pagar los derechos de aduana e impuestos de forma escalada a medida que se realiza el desaduanamiento. Así, los clientes pueden ir pagando estos impuestos a medida que vayan surgiendo las órdenes de compra. Si de trata de una importación por primera vez, es indispensable que el producto de lleve al recinto fiscal para que el CIQ inspeccione la mercancía, se haga el registro de etiqueta china, se etiquete el producto y se libere.

Sin embargo el almacenaje en depósito fiscal tiene un coste superior a los almacenes externos. El coste de almacenaje en el recinto fiscal está en torno a los 1.80 yuanes por cada metro cúbico (cbm) por día o 3.3 yuanes en caso de tratarse de mercancías que requieren de temperatura controlada. Por su parte un almacén normal en Shanghái cuesta en torno a los 1.35 yuanes/cbm/día o 2.2 yuanes/cbm/día si requiere de temperatura controlada.

Por su parte los impuestos y aranceles varían dependiendo de la mercancía y del país de origen. Todo depende de los acuerdos intergubernamentales que haya. El gobierno chino está constantemente realizando acuerdos comerciales con el resto de países del mundo. En algunos casos nos encontramos con que algunos productos de algunos países tienen aranceles mucho más bajos que otros y eso les da una importante ventaja competitiva en el mercado chino. Por ejemplo, los vinos chilenos, solo pagan un arancel del 1.4 %, mientras que otros países como Francia pagan un 14% por entrar el sus vinos a China. Aparte habrá que sumar un 17% de IVA y un 10 % de impuestos de consumo.

scr1

Otro punto importante es el registro de etiqueta china y el etiquetado del producto. El importador debe realizar el registro de etiqueta en la oficina de entradas y salidas de Shanghái (Entry and Exit Bureau). Para conseguir la aceptación de este departamento gubernamental, la etiqueta debe estar escrita en chino y contener el nombre del producto, el contenido, la fecha de producción, el país de origen, el porcentaje de alcohol (si es el caso), el nombre del productor y el nombre del importador entre otros datos y documentos.

El etiquetado se puede realizar en el país de origen o cuando el producto ya ha llegado a China. Aun así, si es la primera vez que se importa este producto, es necesario pasar la mercancía al recinto fiscal, realizar el registro de etiquetas y etiquetar el producto allí, ya que antes de poder entrar en el país, el CIQ debe realizar un estudio del producto autorizar el registro y el etiquetado. Este proceso suele necesitar entre 15 días y un mes dependiendo de la naturaleza del producto, origen y volumen que se desea importar.

Otro asunto de gran importancia es el registro de marca. Es sumamente importante registrar cuanto antes la marca del producto que se quiera importar a China en la Oficina de Marcas de la Administración del Estado de la República Popular China. Hay que tener en cuenta que si se pospone este paso, se corre el riesgo de que otra compañía se apropie de su marca para ponerle las cosas difíciles o para venderle su propia marca, como ya ha pasado en diversos casos.

Con todo lo que hemos explicado hasta aquí, apenas tenemos el producto en China pero aun nos faltará un ultimo esfuerzo hasta llegar al consumidor final. Aparte de un importador, también necesitaremos un distribuidor y agentes o brand embassadors para poder hacer llegar nuestro producto a los consumidores locales. Se trata, en definitiva, de un proceso complejo, que como decíamos al principio, precisa del conocimiento adecuado para hacer cada paso correctamente. No hay que olvidar que cualquier pequeño problema en el cumplimiento de los requisitos de la administración puede conllevar largos retrasos que aumentarán mucho los costes finales del producto.

Logo-Final-RGB

Para cualquier duda se puede contactar con Sara Domínguez, del departamento de desarrollo de negocio al email sarahi.dominguez@asilogistic.com o al teléfono +86 182 2128 0943

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here