Los Baños del Inca: Porque la Medicina también tiene Destino

0
694

Por: Stephanie Sánchez R

stesanroj@gmail.com

Los Baños del Inca son un complejo de aguas termales, donde se mezclan minerales provenientes de la roca volcánica del suelo, que son el tratamiento perfecto para algunas enfermedades.  

El mundo es grande, e infinitos sus hermosos rincones. Sin embargo, ¿se imagina la posibilidad de visitar uno de los destinos más hermosos del planeta, y al mismo tiempo, tratar alguna de las enfermedades más comunes como la alergia, o bien, darse un baño de vida, aliviar esos dolores de espalda consecuencia del estrés del diario vivir y además rejuvenecer la piel?

No me refiero a un SPA ni tampoco a un hospital donde probablemente los precios sean exorbitantes. Se trata simplemente de medicina natural, utilizada hace más de 500 años en la época preincaica. Un mágico lugar que envuelve un perfil histórico, imprescindible para Iberoamérica.

A seis kilómetros de la ciudad de Cajamarca, ubicada en el norte de Perú en la ladera occidental de los Andes se encuentra nuestro destino: Los Baños del Inca.

Aquí confluyen aguas termales con propiedades minerales idóneas para la piel y su temperatura puede alcanzar los 70 o 75 grados centígrados.

En época prehispánica, la zona fue nombrada por los incas Inti Puquio cuyo significado es Manantial del Sol o Manantial Divino. Cuenta la historia, que al momento de la llegada de los españoles, el gobernante Inca Atahualpa se encontraba disfrutando de una temporada de descanso en tiempos de paz.

Se trataba de un balneario utilizado por la alta jerarquía inca, donde además de ser un destino para la recreación, también era el lugar donde se le brindaba culto al agua por sus poderes milagrosos que curaba cierto tipo de enfermedades.

 

Es justamente la combinación de minerales como sodio, potasio, calcio, estroncio, hierro, magnesio, sílice, y las altas temperaturas, lo que permite el desarrollo de propiedades terapéuticas para el tratamiento de enfermedades reumáticas, bronquiales, nerviosas, e incluso, hay quienes aseguran, que el espíritu también  es tratable en estas pozas.

 

El agua, en términos generales, y dependiendo de la temperatura en que se encuentre, provoca tres tipos de reacciones en el cuerpo; nerviosa, circulatoria y térmica. El santuario además cuenta con saunas, donde se ofrecen tratamientos a base de hierbas medicinales como eucalipto, manzanilla y molle.

 

Y en la actualidad, los Baños del Inca, son reconocidos como uno de los tratamientos termo-medicinales más importantes de América del Sur, con más de 3,000 años de existencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here