La costa uruguaya

0
684
Punta del Diablo. Fotografía de: Vince Along
Punta del Diablo. Fotografía de: Vince Along

Si bien no ha adquirido la popularidad internacional de lugares como Cancún o Punta Cana, la costa uruguaya tiene playas espectaculares y pueblos de postal. Alejado de las rutas turísticas habituales, Uruguay es un país que se debe conocer. Se mueve a ritmo tranquilo, el rojo de sus atardeceres se funde con el azul del mar y contagia su amabilidad.

Por: Meritxell Díaz

Toda la costa uruguaya –al este del país– está poblada de lugares en los que merece la pena hacer parada. Por eso, es recomendable poder hacer una ruta por la zona y recorrer pueblo a pueblo, playa a playa. Aunque la opción alternativa, elegir una ciudad o aldea en la que quedarse por unos días, tampoco es una mala opción. El visitante tiene que ir preparado para dejarse seducir por los encantos de Uruguay, compartir un mate y una buena conversación con los aldeanos, disfrutar de la fauna de esta costa –lobos marinos, entre otros– y practicar deportes náuticos.

Los imperdibles

Casapueblo, el museo taller de Carlos Páez en Punta Ballena (Punta del Este). Fotografía de Illuminaut
Casapueblo, el museo taller de Carlos Páez en Punta Ballena (Punta del Este). Fotografía de Illuminaut

Punta del Este: Esta ciudad está ubicada en el departamento de Maldonado. Se encuentra a unos 140 kilómetros de distancia de Montevideo, la capital de Uruguay. Punta del Este ha crecido mucho en los últimos años. Es uno de los lugares preferidos por los argentinos para disfrutar de sus vacaciones de verano y de sus fines de semana. Aunque Punta del Este aún cuenta con rincones tranquilos, se trata de una ciudad en movimiento, apta para los que van en busca de buena gastronomía, opciones de restauración y marcha nocturna. Esta ciudad jardín es un lugar selecto en el que pasarse horas paseando. La conocida Avenida Gorlero es un paseo de compras donde encontrar todo lo que uno busca. La Plaza Artigas cambia su imagen de día y de noche: de día reúne a centenares de artesanos que ofrecen sus joyas y sus piezas, por la noche se le suman artistas callejeros que hacen espectáculos con fuego y malabares. Uno de los destinos turísticos más atractivos es la Isla Gorrita, con dos playas en las que descansar, Playa Honda y Puerto Jardín. Para los amantes de los animales, Isla de Lobos es una visita obligada. Está en el océano Atlántico, a 8,5 kilómetros de la costa y está poblada por una de las colonias de lobos marinos más numerosa de América del Sur.

La Paloma: Situada en el departamento de Rocha, La Paloma atrae a los surfistas que buscan buenas olas y, sobre todo, buen ambiente. Es uno de los principales balnearios de la zona. Cuenta con 20 kilómetros de playa –algunas mansas, como la de la Bahía, frente a la isla de Tuna, y otras bravas, como La Anaconda– y es un lugar ideal para hacer observación de la fauna de la zona. El visitante puede pasear también por el casco antiguo de La Paloma para descubrir las construcciones tradicionales de la zona.

La Pedrera: Debe su nombre a una formación de rocas de gran antigüedad. Se trata de un balneario pequeño y tranquilo, recomendable para aquellos que buscan más soledad. En los meses que van del invierno a la primavera (agosto, septiembre, octubre y noviembre) es posible divisar ballenas francas, que migran hacia el sur, un verdadero espectáculo para los ojos de cualquier persona.

La colonia de lobos marinos de Cabo Polonio. Fotografía de Felipe Montijo
La colonia de lobos marinos de Cabo Polonio. Fotografía de Felipe Montijo

Cabo Polonio: Es quizá el lugar con espíritu más hippy de toda la costa uruguaya. Para acceder a Cabo Polonio, uno debe entrar con los jeeps que cubren el recorrido desde la carretera hasta el pueblo, por las dunas de arena. Estas, que pueden llegar a alcanzar los 30 metros de altura, han sido declaradas monumento natural. La mayor parte de sus habitantes viven sin electricidad. Cabo Polonio es un retiro espiritual, donde desconectar y cargar pilas. Sus restaurantes ofrecen las especialidades de la zona, como los deliciosos buñuelos de algas y gran variedad de pescado. En la zona del faro, se puede contemplar una colonia de lobos marinos.

Punta del Diablo: Es el lugar elegido por los surfistas así como por los turistas con ganas de montar a caballo y de pasear por el parque de Santa Teresa. Ofrece una enorme variedad de alojamiento: hoteles, cabañas, albergues… para todos los bolsillos y para todos los gustos. Sus casitas de pescadores convierten Punta del Diablo en una imagen de postal. Una de las excursiones interesantes es llegar hasta el Parque Nacional de Santa Teresa, con 1.050 hectáreas pobladas con miles y miles de árboles.

El clima

El clima de Uruguay es templado y, especialmente, en la costa. Los veranos uruguayos son largos y cálidos, abarcan los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, en el que la temperatura ronda los 17,5 ºC. Ésta es la mejor época para visitar la zona de costa. El termómetro puede llegar a temperaturas bajo cero en invierno.

¿Cómo llegar?

La costa este de Uruguay está bien comunicada, tanto por tierra, como por mar y aire desde la capital uruguaya. Una carretera une Montevideo con las ciudades y pueblos de esta ruta. Tanto se puede ir en coche particular como en autocar. También llegan vuelos a Punta del Este, así como barcos, la mayoría de los cuales salen desde Buenos Aires (Argentina).

Para más información, consulte la página oficial de Turismo del Uruguay

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here