La magia de la Ciudad Prohibida

0
809
6286-30

Por: Balbina Reyes

La Ciudad Prohibida, también conocida como el Museo del Palacio Imperial, fue comisionada por Yong Le, el tercer emperador de la Dinastía Ming. Está ubicada en el centro de Beijing, China,  fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 y está registrada por la UNESCO como la mayor colección de estructuras de madera.

El Palacio Imperial es uno de los mejor preservados y más grandes palacios en el mundo. Hay más de un millón de objetos valiosos y exóticos que, hoy día, lo convierten en una de las atracciones turísticas más populares en China, con unos 8 millones de visitas al año.

La Ciudad Prohibida fue la cuna del poder imperial por quinientos años. El palacio fue construido entre 1406 y 1420, pero fue quemado, reconstruido, saqueado y renovado un sinnúmero de veces, por lo que la mayor parte  de la arquitectura que se puede apreciar el día de hoy es de 1700 en adelante.

Después de la revolución republicana, en 1911, el último y menor de los emperadores de la Dinastía Qing, aún siendo un niño, abdicó el año consiguiente pero se le permitió a él, a su familia y a su séquito entero permanecer en los palacios. En 1924, finalmente, fueron expulsados por tropas republicanas. Desde 1950 el palacio ha permanecido como un museo para el público.

Seguramente se preguntará como la Ciudad Prohibida adquirió su mágico y misterioso nombre. En la sociedad feudal, los emperadores gozaban de poder supremo por lo que la residencia era considerada un lugar prohibido. También se le conoce como la Ciudad Prohibida morada o púrpura (Zi) en referencia a la Estrella del Norte o Polar (Estrella Ziwei), la cual se creía era el centro del cosmos y reino del Emperador Celestial.

Consejos para disfrutar y conocer la Ciudad Prohibida:

A continuación algunos consejos para los futuros turistas del Palacio Imperial que harán que la visita a este maravilloso lugar sea aún más placentera:

– Para evitar complicaciones siempre es bueno llevar las direcciones escritas en chino, especialmente del lugar de alojamiento porque, aunque en la mayoría de los hoteles hay personal que habla el inglés, en la calle se habla el mandarín.

– La moneda de uso oficial en China es el yuan o RMB (también se le dice  kuai). No se le debe tener miedo al regateo pues es parte de la cultura China y se pueden conseguir mejores precios que los sugeridos inicialmente.

– Para llegar a la Ciudad Prohibida se pueden utilizar los autobuses: 1, 4, 20, 52, 57, 101, 103, 109 y 111. Las estaciones de metro son Tian’anmenxio y Tian’anmendong en la línea Este-Oeste de la capital china. Sin embargo, la manera más práctica de viajar es por taxi. La tarifa es relativamente barata, comenzando en 10RMB.

– Los precios de entrada varían según la época del año: 40RMB desde el 1ro de noviembre al 31 de  marzo y 60RMB desde el 1ro de abril al 31 de octubre. A los estudiantes que muestren su identificación solo se les cobra 20RMB. Los infantes de estatura bajo 120 cm. entran gratis.

– Abre todos los días del año con horarios fijos. Del 16 de octubre al 16 de abril el horario es: 8:30 am – 4:30 pm. Del 16 de abril al 15 de octubre el horario es: 8:30 am – 5:00 pm.

– Si uno quiere evitar multitudes incomodas, entonces lo mejor es evitar los fines de semana y los días festivos. La mejor temporada para viajar es desde finales de marzo a principios de junio y desde finales de agosto a finales de noviembre.

– Dentro se puede encontrar un total de 9.999 cuartos y medio, aunque no todos pueden ser visitados. El área total del complejo es de 70 hectáreas por lo que las caminatas pueden resultar bastante largas, especialmente si se quiere recorrer todo. Por esta razón, se recomienda tener una idea previa de los lugares que para uno son más importantes conocer.

– Al recorrido es recomendable dedicarle por lo menos tres horas. Si no se contrata un guía turístico, rentar una audioguía es una muy buena inversión disponible en varios idiomas. La renta es de 40 RMB más un depósito de 100 RMB. Están disponibles en la Puerta Meridiana (Wu Men) y la Puerta de la Destressa Divina (Shenwu men). Uno puede dejar sus pertenencias en Wu Men y encontrar tiendas de souvenirs, libros y aperitivos al sureste del Pasillo de la Armonía o BaoheDian. Si lo que uno necesita es información, el centro informático se encuentra en Jian ting, el Pabellon del Tiro de Arco.

 Qué comer en el Palacio:

Solo hay algunos cuantos restaurantes  dentro del Palacio Sol, por lo que  es mejor llevar comida propia. Los más aventureros en el área de la gastronomía definitivamente van a disfrutar de los alimentos que esta ciudad tiene por ofrecer.

Por ejemplo,  en Jingshan se encuentra Dasanyuan, un restaurante cantonés que remonta sus orígenes a 1919. La especialidad es el cerdo rostizado y un platillo con aleta de tiburón (algo que seguramente no gustará a los defensores de los animales) como ingrediente, fó tiào qiáng. Peculiarmente se traduce en: “Buda brincando sobre la barda”.

Pero si lo que uno busca es algo más convencional, el pato es un alimento muy tradicional. Un lugar para comerlo es Quanjude Roast Duck en Qianmen, con más de 100 años de experiencia en este platillo. Los turistas que salen de la Puerta de Tiananmen y se dirigen a la Puerta Meridiana, pueden atravesar la Plaza de Tiananmen  para encontrar el camino hacia la calle peatonal Qianmen.

Por las noches la calle Donghuamen cobra vida. Allí se venden distintos tipo de alimentos que la convierten en una de las calles más ocupadas pero sí cabe resaltar que los precios no son bajos, comparados con otras calles populares de comida en Beijing.

Exhibiciones permanentes:

Otra buena estrategia antes de visitar la Ciudad Prohibida es revisar, con anticipación,  las exhibiciones permanentes que se encuentran en distintos palacios. Para más detalles puede visitar el portal http://www.dpm.org.cn. Acá algunas recomendaciones:

  • La galería de cerámica en el Salón de la Gloria Literaria (Wenhuadian)
  • Caligrafía china en el Salón de Valor Marcial (Wuyingdian)
  • La Galería del Tesoro en el Palacio de la Longevidad Tranquilo (Ningshougong)
  • La Galería del Bronce en el Salón para el Culto Ascendencial
  • La Galería de Plata y Oro en Seis Palacios del Este (Jingrengong, Zhongcuigong, Chengqiangong, Jingyanggong, Yonghegong, Yanxigong).
  • La Galería de Jade en el Palacio de la Pureza Celestial (Qianqinggong)
  • La Galería de la Ópera Qing Imperial en el Pabellón de Sonidos Placenteros (Changyinge)
  • La Galería del Tiempo en el Palacio de las Esencias (Zhong Cui Gong) y el Pasillo de la Ópera (Yueshilou)

La magia que se puede encontrar en la Ciudad Prohibida es infinita y está repleta de historia, arte y belleza inigualables. Definitivamente es uno de los destinos con los que muchos sueñan y si se tiene la posibilidad de conocer esta maravillosa ciudad, no cabe duda de que es afortunado.

Viajar es conocer y conocer es abrir la mente a nuevos horizontes y posibilidades. Todos los viajes tienen destinos secretos, destinos que el pasajero no podría jamás imaginar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here