Los idiomas: puentes de enlace Global

1
793

hola en idiomas

Por Emilio Bassil Amín*

A manera de idioma que propiciara el entendimiento entre todas las naciones, el esperanto -fusión de latín y griego clásico, hebreo, lenguas romances y anglosajonas, eslavas y hasta japonés- fue creado en 1887. Hoy en día tal vez cuente con tan sólo unos 2.000.000 de practicantes. Inicialmente tuvo favorable acogida y amplia divulgación. Aún existen publicaciones en que es leído o medios que lo difunden. Pero en definitiva no se pudo extender su uso porque comenzó a decaer a finales de los años 30. Entretanto, por influencias a niveles económico, militar, político y cultural del Imperio Británico en sus colonias a partir del siglo XVI y luego por el surgimiento de Estados Unidos, el inglés paso a ser la lengua oficial en varios países y la segunda en otros, hasta posicionarse como principal herramienta de comunicación que actualmente facilita una efectiva interconexión global libre de barreras idiomáticas.

En tres décadas, China ha alcanzado a completar un exitoso ciclo de vertiginoso e incesante crecimiento económico. Su población es el mercado de consumidores con mayor impacto en las finanzas globales. De ahí que dominar el idioma local sea una meta que se han trazado extranjeros, estudiantes y profesionales en varios campos o empresarios de diferentes sectores, para ser partícipes más competitivos en el desarrollo de esta nación, lo que ha originado una excelente oferta de su enseñanza  en institutos especializados. Aprenderlo en su versión occidentalizada, el pinyin,que es el sistema de transcripción en alfabeto latino, es de gran ayuda para quienes tienen un real interés por manejarlo en corto plazo, a menos que se hayan propuesto leer y escribir el «pǔtōnghuà»  original, además de sostener una conversación fluida en chino mandarín. Es muy factible que en un cercano futuro llegue a tener tan amplia difusión como la del inglés en la actualidad.

Igualmente va en aumento el número de estudiantes y profesionales Chinos aprendiendo español, teniendo como principales razones para hacerlo el interés en  involucrarse de alguna manera en los intercambios educativos y culturales o las relaciones comerciales entre China, España y América Latina; con miras a visitar nuestros países o eventualmente radicarse en alguno de ellos; para conocer a fondo y apreciar la idiosincrasia hispana, con posibilidades de apreciar una visión precisa de ella y de leer en sus versiones originales las obras de nuestros escritores , a sabiendas que el español es la segunda lengua más hablada y la tercera más usada en Internet, además de ser uno de los seis idiomas oficiales de la ONU.  Se estima que hacia el año 2050 lo dominará el 10% de la población mundial.

Es también muy significativo el hecho que el canal CCTV -Televisión Central China- esté a punto de celebrar el noveno aniversario de sus transmisiones en español, iniciadas en octubre 2004 para estrechar aún más los lazos que unen en muchos aspectos a esta nación con el mundo hispano.

Además de dominar una lengua nativa u otras y el inglés como idioma internacional, o en un futuro el chino mandarín, hay que entrar en un proceso de aprendizaje permanente que nos permita seguir progresando profesionalmente y enriqueciendo nuestro léxico al mismo acelerado ritmo que avanzan la tecnología, la electrónica  y la informática, incorporando a nuestro lenguaje diario, oral o escrito nuevas palabras y extranjerismos cuyo uso frecuente se ha vuelto indispensable para lograr comunicarse real o virtualmente de manera más eficaz en la civilización cibernética del presente.

Los idiomas están inclinándose a ser más receptivos a la adopción de esos nuevos términos en sus léxicos; algo que se podría definir como “préstamo lingüístico”, que ya se había dado a través de la historia como parte de una evolución necesaria. Un 94% del vocabulario del español se origina en el latín. Otro importante porcentaje encuentra sus raíces en el griego clásico. La ocupación de los Moros en la Península Ibérica dio paso a la inclusión de numerosos arabismos. Entre los siglos XVI y XIX se introdujeron italianismos, anglicismos y galicismos. Mientras que la colonización del Nuevo Mundo tuvo entre otras consecuencias la adición de americanismos, lo que fue un muy valioso aporte a la lengua de Miguel de Cervantes.

Para los habitantes de la Aldea Global, cibernautas usuarios de redes sociales y motores de búsqueda en un mundo virtual sin fronteras donde es posible establecer contacto instantáneo con cualquier punto del planeta, es evidente la imperiosa necesidad de manejar una forma práctica de expresión internacional manteniéndose actualizado en materia de neologismos y extranjerismos impuestos por las influencias a todo nivel y que marcan pautas a seguir por los idiomas modernos para sobrevivir: flexibilidad, renovación y capacidad de adaptación a un nuevo lenguaje contemporáneo global.                    

 

* Arquitecto Colombo-Libanés, se desempeña como profesor universitario. Vivió 7 años tanto en el Líbano como en China, donde aún esta radicado. Desde el 2012 colaborador de «Hola China».

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here