Educación, tecnología y emprendimiento

0
1277

Por Alejandro Ramírez Restrepo*

Hoy, la economía se encuentra sustentada en buena medida en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, TIC. La productividad y competitividad de los países cada vez más depende de cómo se apropien de estos avances tecnológicos y los inserten en sus aparatos productivos. La adaptación se convierte, entonces, en elemento central para obtener mejoras reales en los campos económicos y sociales. Este no será un proceso exento de costes y sacrificios; pero si no se realiza, dejará numerosos y complejos problemas por resolver. En ese necesario proceso de adaptación es en donde entra la educación.

tic_tic
Esquema de las TIC

 

Hace pocos años, se pronosticaba que la segunda década del siglo XXI sería la década latinoamericana. Después de haberse caracterizado por un pésimo manejo económico, los países de la región demostraban contar con economías boyantes. Existían excepciones, pero las proyecciones, argüían los comentaristas, claramente apuntaban a un porvenir positivo regional. No eran pocas las reformas que quedaban pendientes por afrontar. La de la educación era una de las de mayor connotación. Los indicadores en este sector no eran halagadores. Aunque se podían encontrar destacados avances en cobertura, la calidad en general se encontraba estancada. Los resultados en innovación, por ejemplo, que se desprenden de la profundidad y alcance en investigación y desarrollo científico, palidecían en Latinoamérica frente a, no solo países desarrollados, sino también a países de rentas similares, entre los que destacan China e India.

chinos apple
Estudiantes de Xishan, China

 

Este significativo retraso educativo permite explicar el por qué de las diferencias en los niveles de productividad y competitividad entre las economías latinoamericanas y asiáticas, que a todas luces favorecen a las segundas. Sencillamente, el sistema educativo latinoamericano no cuenta aún con la capacidad necesitada para producir la cantidad de trabajadores con la calidad y habilidades demandadas por el mercado global. Mediando la pronosticada década latinoamericana, se encuentra que, tomando como guía los resultados de diversas pruebas internacionales y rankings especializados, los avances en calidad educativa en los distintos niveles no son halagadores ni notables. No obstante esta situación, bajo estas condiciones se encuentran numerosas y excitantes oportunidades de negocio para los emprendedores e inversionistas latinoamericanos.

canaima venezuela niños
Aula en Canaima, Venezuela

 

Aunque no se pueden exhibir resultados tan extraordinarios como los asiáticos, la clase media latinoamericana ha crecido notablemente y una de sus principales aspiraciones a satisfacer es la educación. A este importante sector demográfico, debe sumarse la penetración de las TIC, especialmente en la generación de los llamados millenials, que son aquellos individuos nacidos entre 1982 y 2001 y que se caracterizan por ser ciudadanos nativos digitales y con una refinada conciencia social y ambiental. Según un reciente estudio de la Organización Iberoamericana de la Juventud, OIJ, el 26% de la población hace parte de esa generación; son 157 millones de personas que usan internet 7 horas diarias en promedio, el 76% posee Smartphone, 62% laptop, 58% computadora de escritorio y 22% Tablet. Y lo más importante, es que las tendencias van en alza.

millenials
La conexión permanente de los Millenials con las TIC

 

Tenemos, entonces, un panorama marcado por la necesidad de mejorar la educación, concebida como una aspiración y una necesidad primordial; la existencia de las TIC; la abundancia de dispositivos móviles; y un vasto mercado en donde 200 millones hablan portugués y otros 400 millones español. Este panorama conlleva a que todo tipo de personas innovadoras, tecnológicas, empresariales o sociales, o en el mejor de los casos una poderosa combinación de esas características, tecno-empre-sociales, puedan generar aportes transformadores al sistema educativo latinoamericano, basándose en principios educativos modernos, más allá de la calidad, tales como la accesibilidad móvil –disponibilidad de la información en cualquier momento y lugar–; relevancia –actualización suficiente a las necesidades cambiantes del mercado–; y continuidad – asumida como un estado mental permanente en donde la educación es concebida como una experiencia que no cuenta con final.

niños tablet
Uso de las TIC desde la temprana infancia

 

Estos principios generales, que deben acomodarse a cada región, son los que permitirán adaptar a las sociedades latinoamericanas y sus sistemas productivos más allá de lo medianamente aceptable. En Latinoamérica, así como en las otras partes del mundo, los emprendedores, con el amparo de los gobiernos y otros actores privados, deben asumir las nuevas tecnologías para ayudar a mejorar la educación. Las oportunidades yacen allí, las lecciones también, ahora queda es ejecutar.

 

 

*Consultor y relacionista público colombiano

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here