De menú: Medicina tradicional China.

0
771

Por Xavier Ricci Voltas

Una de las bases de la medicina China es la utilización de los alimentos diarios para mejorar la salud.
Estando en contacto con Chinos es habitual oír hablar de alimentos fríos y calientes, sin que esto haga referencia alguna a la temperatura del menú. Esto es muy confuso para los extranjeros ya que una sopa caliente puede ser considerado un alimento “frío”. Dentro de la medicina tradicional China, un melón, por ejemplo, es un alimento “frío” se coma como se coma, y una cereza es un alimento “caliente” aunque la acabemos de sacar del congelador. Aun así, cabe apuntar, que en algunos casos también la forma de cocinarlo puede influir en la “temperatura” final de la comida. Por ejemplo, en general los platos fritos suelen considerarse “calientes”, aunque ya estén fríos cuando se consuman.
Esta categorización de los alimentos sirve como base para corregir anomalías en el cuerpo o simplemente para prevenir futuras enfermedades. Por ejemplo, una persona que padece un eccema deberá tomar alimentos “frios”, mientras que una persona que se sienta a punto de coger un resfriado deberá tomar alimentos “calientes” como la cebolla o el chocolate.
La división entre estos dos grandes bloques de alimentos no parece coincidir con ninguna categorización reconocible en la medicina occidental. Así, entre los alimentos “fríos” encontramos las algas, la piña, la manzana, las ostras, el pato, la sal o el rabano entre otros. Y entre los alimentos “calientes” están el jengibre, el vino, el orégano, el perejil, los mejillón, el salmón, el cordero, la langosta, el ajo o el café entre otros muchos.
Algunos alimentos calidos
También cabe decir que dentro de los diagnósticos de la medicina China, padecer de un exceso de energía caliente o fría tampoco parece tener una traducción directa en los varemos de la medicina occidental. De echo la medicina tradicional china divide todas las enfermedades en síndromes calientes y síndromes fríos, que a su vez están relacionados con el concepto del ying y el yang y la búsqueda del equilibrio.
Así, si uno va a un médico tradicional chino por problemas de riñón por ejemplo, es muy posible que el medico le recomiende tomar ciertos alimentos “fríos” o “calientes” según la afección pronosticada.
Otra curiosidad sobre el papel de los alimentos en la medicina China es el uso de Zhou (粥), que es un arroz muy hervido hasta conseguir casi una pasta espesa. Este alimento tomado en el desayuno y a veces en la cena, es considerado por muchos como la base de una alimentación saludable para conseguir una vida longeva. El Zhou se considera que sirve tanto para prevenir como para curar enfermedades y a menudo se combina con especies “frías” o ”calientes” según las necesidades de comensal.
Arroz muy hervido o zhou
Finalmente, también sorprenderá a muchos extranjeros en China, que para cualquier malestar, desde un resfriado a un dolor de cabeza, lo primero que te dirá un chino, independientemente de si es verano o invierno, es que bebas agua caliente. Sin té ni miel ni limón ni nada, agua caliente sin más. Y lo cierto, es que en muchos casos parece funcionar.
El agua caliente es la primera respuesta a la mayoría de males del día a día. Este hecho explica que prácticamente en cualquier espació publico de China, desde aeropuertos a colegios, pasando por todas las instituciones publicas, grandes almacenes o incluso fábricas y oficinas, siempre encontramos máquinas dispensadoras de agua caliente, generalmente gratuitas. En cualquier lugar de China es normal ver a personas de todas las edades sacar de sus bolsas o bolsos, vasos con tapadora que van rellenando una y otra vez a lo largo del día. A veces estos vasos se usan sólo para beber agua caliente, aunque a menudo contienen un poco de té, flores o raíces con propiedades ¨frías¨ o ¨calientes¨ según las necesidades del propietario.
Aunque a menudo se ponga en cuestión la efectividad de estas costumbres, que no están basadas en el método científico, no hay que olvidar que son el resultado de la tradición milenaria que es la medicina China, que ha llegado a nuestros días depurada a base de prueba-error y que cada vez consigue más atención de la medicina occidental. De hecho, la medicina tradicional China está cada vez más presente en occidente, y cada vez hay más experimentos científicos que corroboran algunas de sus bondades. En este sentido, el caso más evidente es el de la acupuntura, que ya se practica en hospitales de todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here