Un director de cine quichua en Shanghái

0
723

La vida indígena se muestra en la cosmopolita Shanghái

El nombre del certamen traducido al español es “Una larga semana de cortometrajes”, pero lo cierto es que los siete días que del evento cinematográfico, que se clausuró ayer y que estuvo organizado por Kan-Kan Media, el museo Minsheng Art y la Academia de Arte Cinematográfico de Shanghái, se quedaron cortos para acoger a los talentos emergentes que se han mostrado en este Festival.

Entre ellos, se ha podido contemplar el trabajo del director de cine ecuatoriano Segundo Fuérez. Un realizador con una historia detrás propia de un guión de cine. Fuerez estaba estudiando Administración de Empresas cuando el fascinante mundo del celuloide se cruzó en su camino, un mundo que le apasionaba desde niño. H.C. ha hablado con él.

17

Su historia misma es propia de una película. Proviene de una comunidad indígena donde se habla quichua. ¿Cómo era su vida allí?

Desde que recuerdo he pasado como agricultor y artesano, ayudando a mi madre y padre en el trabajo de la tierra, en el tejido, la artesanía y la música. En mi casa siempre hubo comunicación en quichua, los cuentos orales que mi padre unas veces y otras mi madre me contaban a la hora de comer, un momento especial de ritual de conexión íntima de ayllu (familia) en donde nos sentábamos alrededor de la “tulpa” (fuego) y mientras se comía se contaba cuentos. Mientras mi adolescencia pasaba (ya sin mi padre)sigo fiel al trabajo de mi madre. Ir al colegio, regresar corriendo de la escuela que quedaba como a 5 kilómetros, almorzar y ayudar a mi madre en el trabajo de la tierra o artesanía o pastoreo. Fue una vida muy eficiente, de plena conexión con la tierra y la naturaleza. Lo disfrute mucho.

Usted estudiaba ingeniería de Administración de Empresas ¿Cómo fueron sus comienzos en el cine?

Si estudiaba Ingeniería en Administración de empresas mención Contabilidad y Auditoria. Era buen estudiante y me gustaba. Una carrera que empecé a escoger desde el colegio. Mi madre siempre quiso que estudiara algo relacionado al dinero para que “no tenga que estar trabajando y sudando mucho en el campo y recibir mucho dinero como los blancos encorbatados que están sentados con los pies extendidos sobre la mesa recibiendo cantidad de dinero sin cansarse mucho, sin trabajar mucho”, eso decía mi madre. Así estaba ya en el quinto semestre de la ingeniería, media carrera estudiada, cuando decidí abandonar y empezar a estudiar cine mediante una beca. Pero antes de contar como empiezo dentro de este mundo audiovisual, quiero retrocederme a mi infancia y contarles.

Mi vida en la comunidad siempre fue mas cercana a la naturaleza y no conocía mucho de la tecnología. En mi casa no teníamos televisor ni nada tecnológico, la luz eléctrica apenas llegaba. En tercer grado de la escuela, el profesor nos llevo a ver una película animada en un televisor, un ejercicio de clase para explicarnos la teoría evolutiva y la existencia de dinosaurios. ¿Una caja que contiene miniaturas con vida? ¿una caja que contiene otro mundo? ¿se podrá entrar y vivir también ahí? Esas fueron algunas de mis preguntas en mi inocente e infantil cabeza de 7 u 8 años. Esta experiencia de la infancia me hizo más curioso.

10

Empecé a monear las computadoras, los softwares, a dibujar, a investigar como se logra mover los dibujos, manejar softwares de edición de vídeo, animación, de creación de música, efectos especiales, de fotografías, de dibujo, etc. Recuerdo que dañé 2 computadores metiendo muchos programas. De esta manera, mientras estaba en quinto curso del colegio estudiando Contabilidad, empiezo a escribir un guión de película y reúno a familiares y amigos vecinos de la comunidad para filmarla. Mi hermano se compra una handycam DVcam, y con esta empezamos a filmar todos los fines de semana. Después de estar caminando a la montaña los fines de semana durante 6 meses para hacer nuestra súper película, por fin culminamos y es hora de editar. Paso editando en una computadora xp en mi casita de tierra. Cuando la película esta editada, primero no sabemos como hacer para que los cines de las ciudades lo pasen, así que decidimos anunciar por nuestros medios y estrenarla en un coliseo de un colegio de la ciudad de Otavalo alquilado por nosotros mismos.

La primera vez que vi una tele pensé: «¿Una caja que contiene miniaturas con vida? ¿una caja que contiene otro mundo? ¿se podrá entrar y vivir también ahí? Así comenzó mi pasión por el cine.»

Al estreno apenas llegan 20 personas. Para esa época (a mis 18 años) no importaba que no hubiera gente, estaba muy orgulloso y decía que era una gran película: mi película. Y esta obra (viéndolo ahora) horrorosa, me permite conocer personas involucradas en el cine, colegas que están estudiando y están trabajando en el cine, colegas que hasta ahora se han convertido en amigos y me han abierto puertas para estudiar cine y hacer las cosas que se han hecho hasta ahora. Así Joshi Espinosa organiza un taller de cine en Otavalo, un taller que busca jóvenes con espíritu de emprendedor para otorgar becas completas en la escuela de cine INCINE de Quito Ecuador, a donde me invita y participo, mereciendo la beca para estudiar Dirección de fotografía y diseño de sonido para cine. En 2010 abandono mi carrera de ingeniería en Administración de empresas para estudiar cine. En diciembre de 2013 me graduó como tecnólogo y desde este año he estado trabajando en el medio. Así es mi comienzo en el cine.

¿Cómo fue el rodaje de su primera películas “Lágrimas de Agua”? ¿De qué quería hablar en su film? Lo de como fue el rodaje ya he mencionado en la pregunta anterior, pero quiero agregar que en esta “gran película” todos los familiares y amigos de la comunidad aportamos algo, fue una fuerza de voluntad y la pasión de querer hacer la película. Puse a actuar a mi hermana, mi madre ( la única imagen que quedo como recuerdo de ella, ahora que ya falleció) actuaba, mis sobrinas actuaban, mi hermano era camarógrafo, los amigos de la comunidad eran actores y todos poníamos lo que se necesitaba (comida). En esta “gran obra” (ahora se ha quedado guardado como un ejercicio experimental que no tiene pies ni cabeza) intentábamos recrear a personajes míticos de cuentos orales que mi padre nos contaba, revivir a estos personajes en un ambiente actual en donde es evidente el problema de la contaminación ambiental. Queríamos tratar este tema para invitar a la reflexión del espectador, a motivar a ser mas cuidadosos con el agua, la tala de arboles, las fabricas que contaminan, etc.

Ha ganado varios premios en Festivales de Cine pero ¿cree que se puede vivir del cine? Cuando estudiaba la Ingeniería como trabajo de clase de una materia nace un cortometraje en animación, esta seria en realidad mi primera obra que se ha expuesto ante la miradas de mucha gente y ha recorrido algunos festivales y muestras internacionales. Un cortometraje que decido poner el mismo nombre (Yaku Wiki) que mi primer experimento fracasado. Los premios o reconocimientos son solo estatuillas que no puedo ni comer ni vender para poder impulsar más proyectos, los premios no hacen mas que alegrarte y llenarte de ego por un instante u horas contadas, nada más. Después se queda en el olvido y uno sigue igual de pobre, igual de solo cuando quieres hacer otro proyecto. No se puede vivir del cine. Yo he estado de alguna manera desde enero de 2014 hasta la fecha sobreviviendo con el cine, no porque me dedique solo a mi carrera estudiada. Yo hago muchas cosas, son multidicsiplinario: filmo, edito, dibujo, animo, fotografío, soy grip, gafer, actúo; en fin hago todo lo que sea necesario para poder pagar mi arriendo cada mes y poder comer cada día. Por eso me defino como un agricultor que sigo haciendo muchas cosas con tal de, eso sí, disfrutar cada instante de cada cosa que hago. no soy artista ni cineasta, soy un agricultor.

¿Cómo se ha sentido presentando su película en China? Es interesante que mis hijos se muestren en un mundo totalmente distinto, en donde no muchos conocen la existencia de Ecuador, peor aun de un pueblo llamado Otavalo de donde soy originario, desde donde hago mis obras, eso sí, con mucho deseo de que se vea a nivel internacional, que no se que quede atrapado solo en la comunidad o solo en Ecuador. Y este festival, al igual que otros festivales en donde también esta participando mi cortometraje Kuychi Pucha, son una ventana que ofrece la oportunidad de intercambio de miradas, de saberes, de culturas, y nos invita a unirnos como seres humanos que habitamos este planeta.

¿Qué opina del país? Asia siempre me atrajo mucho por la riqueza cultural que tienen, pero al mismo tiempo me da un poco de tristeza al encontrarme con la gente totalmente zombi, todos esclavos de la tecnología; en el metro, en las calles todos están con las miradas clavadas al teléfono. Rascacielos que son maravillosos pero al mismo tiempo son armas que han matado y se han asentado sobre el verdor de la naturaleza, y dominan hasta el cielo impidiendo ver las estrellas. Un desarrollo económico, arquitectónico y tecnológico que personalmente me da miedo.

¿Cómo ve su futuro cinematográfico? Mi objetivo es inmortalizar lo que queda de mis padres, revivir a mis padres y mis abuelos mediante las tradiciones orales filmadas y proyectadas o viralizadas en este nuevo mundo tecnológico que nos consume. Inmortalizar las tradiciones, el idioma, la cultura de mis padres y mi pueblo, los sentimientos y reflexiones de uno mismo acerca del mundo. Y deseo hacer muchas películas, películas que se expandan por el mundo, se ganen el corazón, el cariño de la gente. Así viviré y seguiré viviendo año tras año, generación tras generación, mientras exista el video o la libertad de ver las películas.

¿En quién se inspira? ¿Tiene algún director que le guste especialmente? Mi inspiración es la propia experiencia de vida, la vida de mis padres, la cultura de mi pueblo, el medio que me rodea, la naturaleza. Veo muchas películas de muchos directores de muchos países, aprendo de cada uno de ellos, no tengo un preferido porque pienso que cada cineasta expresa lo que siente personalmente y no me serviría copiar el sentimiento de otra persona. Admiro si, admiro muchos tipos de películas y personas involucradas en la creación.

Un sueño que llevar a la gran pantalla. Mi propia vida y la de mis padres seria un buen inicio, mi infancia misma lo veo como una película.

Aquí puedes ver el trailer del cortometraje:

También te interesa:

Arte visual, cine y cultura  en Shanghái

Arte visual, cine y cultura, en Shanghái (fotos)

bannerlongweek

El cine mexicano triunfa en Pekín

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here