La riqueza de la etnia «Miao» en el este de Guizhou

0
1284

Por Ángel Lázaro Riol

La provincia de Guizhou (贵州), en el sudoeste de China, era en 2014 el territorio más pobre de China en renta per cápita, y el número 26 en riqueza global, de un total de 31, según datos del Fondo Monetario Internacional. La fama de territorio pobre, lluvioso y gris le acompaña desde hace tiempo, y se mantiene en el imaginario del viajero chino, a pesar de su rápido crecimiento (10 % en 2014, 3 puntos por encima de la media del país) y la notable mejora de sus infraestructuras y servicios.

Sin embargo, Guizhou, con un turismo menos masificado (aunque ya en proceso de masificación) ofrece uno de los paisajes chino de belleza más intensa, compuesto de verdes montañas «karst», caudalosos ríos, cuevas profundas, espectaculares cascadas e inacabables bancales de arroz (también característicos de Guangxi y el este de Yunnan). Las cataratas Huangguoshu, en las fotografías, son un ejemplo.

Guizhou-Hola-China-1

Además, el pluralismo étnico (el 37 % de la población provincial no pertenece a la etnia mayoritaria «han») le confiere un carácter singular, que, sorprendentemente, está resistiendo bastante bien el proceso de homogenización cultural del país. Esta personalidad diferenciada es especialmente visible en el este de la provincia, en la Prefectura autónoma Miao y Dong de Qiangdongnan, donde los «han» apenas representan el 19 % de la población, y en la que destacan muy especialmente las comunidades rurales «dong» y «miao», cuya identidad, religión y costumbres parecen mantenerse a pesar de la incipiente invasión turística. El carácter afable, tranquilo, tolerante y abierto de la población «miao» y «dong» impregna el ambiente en abierto contraste con las ruidosas e inhóspitas mega-ciudades de todo el país, tal y como pudimos comprobar en un viaje reciente (junio 2015), por lo que una visita por esta montañosa región parece (aún) una opción de turismo alternativo en China muy recomendable. Para ilustrar el viaje, he escogido dos comunidades de la prefectura oriental de Qiandongnan (黔东南), concretamente, la ciudad de Zhenyuan y la villa rural de Xijiang.

Zhenyuan

Zhenyuan es una ciudad de unos 100 mil habitantes, enclavada entre verdes montañas «karst» y dividida por el rio Wuyang, centro de comunicaciones fluviales y terrestres desde hacer varios siglos, con una elegante ciudad antigua de mansiones «qing» de comerciantes enriquecidos, hoy reconvertidas en viviendas, hoteles, casas de té, tiendas y salas de exposiciones. El conjunto urbano sorprende por su equilibrada restauración (en muchos casos, es perceptible el buen gusto de la inversión realizada) con los tejados acabados en «ala de golondrina», fachadas y muros de ladrillos blancos, grises o oscuros, habitaciones de madera y patios interiores de piedra (ver foto 2). La visita se hace interesante cuando uno abandona las vías comerciales principales, en el lado norte, sin olvidarse de dar un vistazo a los históricos muelles, y asciende por las tranquilas y estrechas calles empedradas edificadas en la pendiente de la montaña, encajonadas por las paredes verticales de las montañas. En la ribera sur del río, la ciudad ha desarrollado un agradable paseo empedrado cerca del río, con una interesante oferta de «casas de comida» y bares musicales (estilo Yangshuo y Lijiang) con la clara intención de atraer clientela joven y familiar. Este agradable paseo permite llegar hasta el edificio Qinlong y visitar la cueva excavada en la montaña adyacente, del mismo nombre, para, finalmente, contemplar el puente de piedra, realzado por un llamativo pabellón en su centro.

Guizhou-Hola-China-2

Nuestra estancia coincidió con los entrenamientos de los equipos locales de regatas «dragón», una de las principales festividades «dong» y «miao». Estos equipos, tras su competición local (mayo) se preparaban para las regatas de prefectura en Kaili (junio-julio). En el muelle-paseo, los artesanos se afanaban en la construcción o restauración de las alargadas embarcaciones, de unos 20 metros de eslora, aptas para unos 30 remeros, un patrón y el indispensable encargado de tocar el tambor que marca el ritmo de navegación, corriente arriba o abajo, ritmo que puede llegar a ser muy intenso.

 Xijiang

El pueblo miao de Xijiang (西江), a una treintena de kilómetros al suroeste de Kaili, es una pequeña maravilla rural con más de un millar de casas de madera de estilo tradicional, muy integrado en el entorno (ver foto 3), cuya transformación en parque temático para turistas (entrada 120 CNY) no ha alterado su modo de vida tradicional, especialmente en las zonas más alejadas de las vías comerciales.

Guizhou-Hola-China-3

La población (unos 6000 habitantes), tradicionalmente ocupada en el cultivo del arroz y el maíz, la artesanía textil (bordados) y la orfebrería de la plata, sigue viviendo en la villa, enclavada entre montañas «karst» y un pequeño río atravesado por varios puentes de estilo tradicional, y participa activamente ahora en la gestión y los beneficios de la explotación turística. Un paseo por las estrechísimas calles en pendiente del pueblo original (ver foto 4), además de alejarte de las concurridas vías comerciales del centro, te regala tranquilidad, autenticidad y bonitas vistas, en particular, desde alguna de las tiendas de artesanías/casas de té a media montaña. En el centro, las antiguas y las nuevas cales comerciales confluyen sin distorsionar el entorno y en las afueras, los campos de arroz en bancales inundados, descienden desde las verdes colinas, dibujando uno de los parajes típicos de esta zona del país.

Guizhou-Hola-China-4El pueblo «miao», igual que otras minorías étnicas del sur de China, es muy conocido por el colorido y el simbolismo de su vestimenta, especialmente la femenina (destacan sus «cuernos» y colgantes de plata ceremoniales); y sus festividades, música, bailes y tradiciones (ver foto 5; a remarcar sus hipnóticas flautas y sus vibrantes regatas de piragua); y, sobre todo, su sentido comunitario y familiar, muy vinculado a los ciclos vitales y de la naturaleza. Estas características pueden apreciarse en el contacto y en la observación directa de sus habitantes.

Guizhou-Hola-China-5

En este sentido, nuestra visita coincidió con el entierro de una mujer mayor, cuyo emotivo ceremonial (ver foto 6), previo a la cremación, duró varias horas y consistió en ofrendas, coronas florales, estallidos de tracas y cohetes, comidas comunitarias en la plaza central, y bailes entorno del ataúd, bajo el hipnótico influjo de sus flautas combinadas de sonidos graves (bajos) y agudos.

Guizhou-Hola-China-6

Yang Qi Wen, nuestro conductor (ver foto 7), cuyos padres viven en una aldea «dong» del este (cultura muy parecida), nos comentó que las comunidades rurales participan en el proceso de modernización, y aceptan el turismo como nueva fuente de ingresos. El contacto con los «miao» (y posteriormente con los «naxi» en Yunnan) nos permitió comprobar que, en medio de los ríos de turistas, los habitantes de las comunidades rurales se ocupan de buena parte de la gestión del negocio turístico, sin abandonar su estilo de vida.

Guizhou-Hola-China-7

Se pueden obtener más detalles de la política oficial del gobierno chino hacia las minorías étnicas (8,4 % de la población, 56 etnias en total, censo año 2010) en el libro «China’s Ethnic Groups and Religions», de Zheng Qian, The Sinopedia Series, Editorial Cengage Learning, edición para Kindle-Amazon.

angel foto perfilÁngel Lázaro Riol Nacido en Barcelona (España), reside actualmente en Xiamen (Fujian, China). Doctor en Derecho y Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, es colaborador de un bufete de abogados especializado en inversiones en Asia oriental, con oficinas en Barcelona, Guangzhou y Hong Kong. Escribe también un blog sobre sus viajes y reflexiones sobre la cultura, el arte y el estilo de vida en China, AnlariBlogChina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here