Llegó el fútbol

0
576

Por Alejandro Ramírez Restrepo*

Colombia no ha ganado ningún título mundial de fútbol en ninguna de sus categorías. El único trofeo que tiene para mostrar en sus vitrinas de gran relevancia es la Copa América de 2001, disputada en su territorio. Desafortunadamente este título terminó devaluándose debido a que varios seleccionados no convocaron a sus mejores nóminas y a que el combinado nacional más importante del momento en la región, y quizás también en el planeta por aquellos días, la Argentina dirigida por Marcelo Bielsa, ni siquiera se tomó la molestia de asistir.

copa america col

Y sin embargo, la mayoría de los colombianos viven, comen, respiran y visten fútbol. Es el deporte nacional, sin importar que las más grandes glorias provengan del ciclismo. Esos triunfos llegan, los disfrutamos, pero al final de todo, estamos pendientes del balón. Y esta epidemia -porque el fútbol es eso, una epidemia- afecta seriamente a Latinoamérica, en donde prácticamente todos los países están inoculados por ese virus. Fútbol por aquí, futbol por allá, “…por favor no más futbol…” dirán algunos, pero sólo por despecho, porque de un momento a otro, volverán a él. Por estos días el mundo entero está centrado en un evento que se llama el FIFA World Cup. Ese nombre es para aquellos académicos que pretenden sofisticar todas las cosas, desde las más importantes, hasta las más triviales, banales y mundanas; porque este evento es llamado y conocido simplemente como El Mundial. Así, a secas.

El mundo entero estará entregado de lleno a este, su más magno evento: El Mundial. Incluso aquellas personas que sienten cierta o mucha o inmensa animadversión a El Mundial, la mayoría de ellos, no voy a decir que todos, terminarán de un modo u otro siendo corrompidos y pervertidos por esta cita futbolística. Empero ¿qué les estoy diciendo de nuevo u original a los latinoamericanos? Bueno, pues absolutamente nada. Pero sí considero que este es un espacio para avizorar que ahora en China e India, las dos naciones más grandes de Asia y del planeta, van en dirección a convertirse en las próximas víctimas del fenómeno futbolero.

 

balon mundo

La solo consulta superficial de prestigiosas publicaciones occidentales nos indicará que las intenciones del organismo rector del fútbol mundial, la FIFA, se encuentran dirigidas hacia cultivar y cautivar estos inmensos mercados. Si la historia sirve de guía podremos vislumbrar dentro de no poco tiempo la materialización de estos expansivos planes. El fútbol entonces se convertirá en un verdadero deporte de masas en la China y en la India. No obstante se puede señalar que en realidad el fútbol ya ha obtenido notables conquistas por estos lares. Lo percibimos en la pasión del “ejército verde” de los Beijing Guoan o en la bella realidad dual de la indomable ciudad de Calcuta que se encuentra dividida entre fanáticos de la Argentina y el Brasil, de Neymar y Messi, de Pelé y Maradona, de la albiceleste y la canarinha.

beijing-guoan

 

futbol india

Porque eso es lo bonito del fútbol; lo que permitió que se expandiera como lo hizo a lo largo del siglo XX. Su belleza, su pureza y su grandeza, que admiten que un jugador haga el gol más tramposo de la historia y el gol más lindo de la historia en los mismos 90 minutos, lleva a que cualquier persona se enamore y se enferme de esa competencia, sin necesidad de que haya detrás de ese amor un interés comercial o empresarial inteligente. No, cualquier persona, cualquier ciudad, cualquier región o país, simplemente cae entre las garras de ese fiero espectáculo y muere rabiosamente por él. Así sea tan sólo por unos momentos cada cuatro años. Llegó El Mundial otra vez. Llegó el fútbol para siempre.

 

* Profesional en Gobierno, Finanzas y Relaciones Internacionales. Se desempeña como consultor en temas de desarrollo y gobierno y responsabilidad social empresarial.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here